viernes, 31 de agosto de 2012

{escapada día 2} de viejos y nuevos amigos

Dedicamos el segundo día de nuestra escapada íntegramente a A Coruña, porque nos encanta y porque queríamos visitar a algunas personas. Pero antes de la primera reunión, hubo parada casi obligatoria en un centro comercial para comprar unos chubasqueros... por si acaso (y menos mal que lo hicimos, falta nos hicieron al día siguiente!!).

Ya equipados, nos dirigimos a la Plaza María Pita a encontrarnos con Eva y su familia, y resultó que habían contratado a toda una orquesta para recibirnos!! Disfrutamos de la música, nuestros pacientes F. y A. se dedicaron a jugar con los peques y nosotras tuvimos hasta tiempo de hablar!!! Increíble!! :-) (gracias, chicos!). A cada rato venía alguno a visitarnos y contarnos algo, o por momentos se desmadraban un poco... pero bueno, lo normal. 

la única formal y tranquilota... ¡de momento!! :-)
Eva y F. son un imán para los niños, Eva tan achuchona como yo, y F. que merece un monumento por su paciencia!! Porque los míos en cuanto cogen confianza, empiezan a atosigar a quien se le ponga delante.
y a invadir las sillas de paseo de los demás...
Así que imagino que cuando por fin nos despedimos, quedaron aliviados (y muchísimo más tranquilos!). Besiños, family, un lujo vernos dos veces en una semana!! :-)

Es curioso la de gente especial que acabas conociendo gracias a Internet. Tantos y tantos contactos que surgieron gracias a la fotografía, y que un día llegaron a convertirse en buenos amigos a los que achuchar en carne y hueso. Como Eva, mi media naranja bloguera, mi confesora feisbukera (las chapas que le escribo a veces, tendría que cobrarme por terapia!), y la mejor compañía para disfrutar de un parque o de unos tequeños en A Coruña en cuanto tenemos ocasión. 

Luego está la gente que llega a tu blog, empieza a descubrir que tenemos montones de amigos en común, y entre una cosa y otra empieza a formarse una bonita amistad "virtual", que después de un tiempo se convierte en real. Así conocí a Dámaris y Fran, que nos abrieron su casa esa misma tarde. El paraíso para los niños, con todo tipo de juguetes e instrumentos musicales, vehículos a su medida, piscina y mucho más...
Pero sin duda lo mejor es la gente que la ocupa. Dámaris y Fran son de la gente más especial que he conocido en mi vida, de esos que te recargan las pilas y te llenan de energía para todo el año. Encima con la casa abierta a todo el mundo, una rica merienda preparada y sus sonrisas siempre puestas. Ha sido genial conoceros, chicos! Repetiremos!
De Dámaris ya hablé antes en este blog, cuando leí una de sus frases, que definen su modo de ver la vida y que tanto me gusta. Vale la pena recordarla:

"Nos pasamos la vida esperando que pase algo... Y lo único que pasa es la vida... Jamás entendemos el valor de los momentos, hasta que se han convertido en recuerdos. Por eso haz lo que quieras hacer, antes de que se convierta en lo que te "gustaría" haber hecho.
¡No hagas de tu vida un borrador... puede que no tengas tiempo de pasarlo a limpio!".

Además de bellísimas personas, son un grandísimo ejemplo en todo lo que hacen, especialmente en su labor en AGAELA. Admirables y muy especiales.
Así que tras piscineo, merendola, charlas, risas, correteos por el jardín... podéis imaginaros que dormimos como benditos. Y aún nos quedaba otro emocionante día por delante!


2 comentarios :