lunes, 15 de junio de 2015

Cuando el cuerpo lo pide

De vez en cuando el cuerpo se revela y exige sus necesidades. Ocurre cuando te ataca un virus, te pesa cuatro kilos cada pierna, y por más que lo intentes no consigues levantarte del sofá. Así han estado Mateo y David este finde.

Mateo

El sufrido hermano mediano llevó como pudo la falta de cómplices para sus juegos, entre dibujar, leer y algo de tele. Les grabó mil videos y les hizo tropecientas fotos, así que el proceso vírico lo tenemos perfectamente documentado.

Miguel

Este finde también se reveló MI cuerpo y exigió recuperar parte del sueño atrasado. Me he sentido  culpable de remolonear en cama y en el sofá... pero creo que he acumulado energías para los próximos 4 meses.

Siempre pienso en lo mal visto que está el descanso hoy en día, donde todo debe ser productividad y multitasking: trabajar fuera de casa, cuidar niños, tener la casa como los chorros del oro, hacer muffins, saber calcetar, salir a correr para ponerse estupenda para el verano, y si te sobra algo de tiempo, hacer unos disfraces handmade para la fiesta del cole de tus hijos. Siempre con prisas, siempre con mil tareas pendientes y quejándonos de no tener "tiempo para nada". Haciendo mil cosas pero con la sensación de no disfrutar de ninguna.

A punto de acabar este curso, con el estrés y el papeleo de los últimos días, voto una vez más por un verano slow. Lleno de nuevas experiencias, pero saboreándolas despacito, sin prisa por pasar a la siguiente. Disfrutando el camino con los cinco sentidos puestos en él. 

¿Os apuntáis?



domingo, 14 de junio de 2015

Behind the camera

Encerrados en casa este finde gracias a un virus que tiene a dos de mis tres chicos fuera de combate, hacemos frente al aburrimiento entre pinturas, libros y ¿cómo no?, cámaras.

Behind the camera

Aprovechamos también para planificar las semanas que están a punto de llegar, llenas de proyectos y viajes. Hacer listas, buscar información de sitios que visitar, ajustar fechas, reservar vuelos y alojamiento... Todas esas cosas que te hacen sentir cosquillas en el estómago.

Aún no me acabo de creer que estemos a punto de acabar el curso. Intenso como pocos, he pasado por dos coles, he conocido nuevos y geniales compañeros, he aprendido muchísimo y termino agotada pero con una sonrisa en la boca y la satisfacción del trabajo cumplido. 

Ellos también están deseando acabar, claro. Y casi deseando que llegue el próximo curso, en el que David pasará a ser todo un chico de Primaria, Miguel pasará a 3º y Mateo a 6º. Pero de momento, contamos cada día que falta para que acabe el colegio y empiece otra aventura de verano. 

Y esperamos ser buenos alumnos y hacer la mayoría de estos deberes tan especiales. ¿Os apuntáis?

 ¡Ya no queda nada! A por el fin de curso!!

jueves, 23 de abril de 2015

Libros

Es curioso que siendo maestra y pasándome media vida entre libros, tenga tan poco tiempo para leer los que a mí me apetece, y no los que debo leer por trabajo. Cuantas tardes en la biblioteca, dejándoles escoger sus lecturas, y yo agotada al final de cada día, sin fuerzas para coger un libro o al menos prestarle la atención que merece.

El mes pasado decidí sacudirme el polvo y me propuse apartar ratitos para mí y mis libros. Por salud mental, sobre todo. Hay momentos en que necesitas que una historia te atrape, te emocione, y te ayude a escapar un poco de historias menos agradables que tienes alrededor. Y en ello estoy. Retomando ritmo y perdida entre páginas y páginas

David Morretes
Con morretes de Nesquik. ¿Quién quiere perder tiempo lavándose la boca si hay un libro cerca?

Libro
Los deberes del cole incluyen leer un libro cada semana y escribir algunas palabras, acompañadas de un dibujo

Aunque como cualquier niño, no siempre es un libro lo que los tiene ensimismados... A veces cambiamos libros por aventuras en algún juego con la tablet, de la que solo levantan la cabeza los dos segundos que mamá les llama, cámara en mano. "Chicos, mirad un momentito aquí". Obedientes ellos.

Los tres
¡Cazados! Sí, David fuera de foco, tal cual es él, siempre moviéndose. Miguel, que se ponga como se ponga siempre sale bien, y esa medio sonrisa de Mateo que me tiene enamorada. 
 
¡Feliz día del libro! Encima aquí es festivo (Día de Castilla-León), así que lo hemos celebrado como se merece, piernas en alto en el sofá y devorando algunos capítulos.

¿Por donde iba yo...?



martes, 21 de abril de 2015

Pasado

Hace meses que no me paso por aquí. No por falta de ganas. Siempre que tengo ocasión me doy un paseo por este blog (y por el anterior) y me pasmo de lo rápido que ha pasado el tiempo. De lo chiquitines que eran hace nada... y aquí les tengo, hechos unos hombrecitos. 

Llevo días (semanas más bien) en que la cámara me llama, siento la NECESIDAD de cogerla y volver a hacer fotos como antes. No limitarme a hacer alguna foto que otra con el móvil o con la compacta (que siempre llevo en el bolso, mucho más ligera que la réflex). Necesito volver a salir con la única intención de hacer fotos, de buscar ángulos, de probar encuadres diferentes, de jugar con la luz... Pero como siempre, el tiempo no juega en mi favor. Porque la última vez que lo comprobé, los días seguían teniendo 24 horas, ¿no? Pues eso.

Desde mi último post he pasado por dos colegios diferentes, he aprendido mucho como maestra y he ganado nuevas amigas. La vida también me ha regalado algún que otro revés, incluida la muerte de mi madre tras una larga enfermedad. Esta y otras cosas me tienen el 75% de la cabeza ocupada, y con el otro 25% voy funcionando en el nuevo cole, con mucho papeleo que hacer y mucho que aprender, como siempre. 

Pero hoy necesitaba una pequeña pausa, volver a sacar telarañas a este rinconcito mío, y rescatar alguna foto reciente de mis tres ya no tan pequeños. Ellos también han llevado algún que otro golpe, típico de su edad, pero nada que no se cure con algo de Betadine o una escayola. 

Mateo


Miguel


David


No queda nada para fin de curso. Y para el verano. Y para los planes que tenemos en mente... Aunque ahora mismo me queda 0% de cerebro para ponerme a pensar en ello...

Igual necesito resetear y vaciar un poco el disco duro...


domingo, 16 de noviembre de 2014

Actualizándome

Tengo especial predilección por hacerles fotos a mis hijos de espaldas. Es como ver las cosas desde su punto de vista. Observando lo que ellos observan. Siempre mirando adelante y buscando aventuras allá donde van, emocionándose con cada cosa nueva que encuentran.

Alba rio

Como siempre, tanto por aprender de ellos. Buscar, explorar, probar caminos nuevos, atreverse con todo lo que se les proponga... Una buena actitud que pienso poner en práctica este nuevo año que acabo de inaugurar. Mi versión 4.1 está satisfactoriamente instalada y funcionando a la perfección, con ganas de descubrir las novedades de esta actualización.

Alba camino

Con algunos retos por delante, empiezo con ganas y optimismo, y sé que tengo los mejores compañeros de viaje. 

Alba subiendo

Esta versión 4.1 trae incluido un formateo de disco duro que te devuelve a la adolescencia cuando la ocasión lo requiere. Se agradecen este tipo de extras. Tuve buena compañía para iniciar la instalación de la nueva versión, y vinieron con chute de energía incluido. El pijama de mr. wonderful que me regalaron no podía ser más acertado. Gracias, chicos!



Damos por inaugurado un nuevo año. ¿Y quien quiere confetti para celebrarlo, cuando hay alternativas naturales mucho mejores?

Hojas de otoño


¡A por el lunes!


viernes, 14 de noviembre de 2014

De 10

Muchas cosas han pasado este año. Muy pocas han quedado reflejadas aquí, y demasiadas en las redes sociales. Vamos a ver si consigo equilibrar la balanza o ponerla de nuevo de este lado.

En esta época del año me pongo muy reflexiva. Hago balance del año que ha pasado antes de cumplir uno más. Y tengo que decir que mis 40 han sido de 10. He disfrutado tanto que me da casi miedo empezar los 41 por si me decepcionan. El listón ha quedado muy alto. Pero vamos a ser optimistas.

Pero el 10 del post de hoy va dedicado a este peque niño tan mayor.

Mateo Hervás

Mateo ha cumplido 10 años. No me digáis como ha sido ni quien ha acelerado las cosas de esta manera, pero el caso es que acaba de cumplir su primer cumple de DOS CIFRAS. Se me hace mayor... y aunque una parte de mí echa de menos al bebé rechoncho con sus ojazos y sus morritos, lo cierto es que estoy muy orgullosa del niño en el que se ha convertido.

Este año quería algo diferente. Un cumple al aire libre. Nunca en mi vida he consultado el parte meteorológico con tanta frecuencia... pero todo salió muy bien: comida en el campo con sus amigos, partidos de fútbol, risas, regalos y buenos ratos, antes de que llegara la lluvia.

Mateo fiesta

También hubo tiempo para celebrarlo en casa con la familia. Creo que no acababa de asimilar la cantidad de velas que ya tenía que soplar...

Mateo tarta

Las dos manos al completo. Diez dedos. TEN FINGERS, señores! (soy yo la que no lo acabo de asimilar). 

Mateo guantes

Todo un chico de 5º de Primaria, que disfruta aprendiendo cosas nuevas y compartiéndolas con sus hermanos. Un bromista que se ríe a carcajadas con los chistes que él mismo inventa. Impulsivo, con ganas de probar cosas nuevas y hacerlo todo "aquí y ahora". Activo e inquieto, y con energía suficiente para ir a entrenar al baloncesto después de una hora de piscina y de un buen rato de fútbol, y aún tener ganas de correr con sus hermanos por toda la casa...

Mateo Alba

... y tantas cosas más! Pero que os lo cuente él mismo (y sus hermanos!).




Impaciente por ver qué nos espera en los próximos 10 años!


jueves, 9 de octubre de 2014

Morriña

Suele pasar. Llega la lluvia y me sale la vena gallega. Me pongo morriñenta. Y si encima me encuentro por casualidad con el video* que hice de Semana Santa, peor se pone la cosa...



Y una cosa lleva a otra y me entra nostalgia por muchas otras cosas. 

Echo de menos el verano. Un verano que no voy a olvidar fácilmente, lleno de experiencias únicas y que me han marcado mucho. Pero estos nubarrones me recuerdan que hace rato que cambiamos de estación.

21082014-IMG_7625
y yo quiero seguir viajando, paseando por el campo, explorando lugares nuevos...


Echo de menos mi cámara. La grande. Bendito y maldito móvil. Tenerlo tan a mano y a todas horas es bueno y es horrible al mismo tiempo. Quiero volver a sentir cosquillas al hacer click y al ajustar la ISO, la velocidad y los números f/. Encontrar ángulos nuevos y jugar con los contraluces. Y traer fotos a este rinconcito lleno de telarañas. Cada vez que me paseo por aquí me da una punzada de remordimiento por todos los momentos que no estoy "documentando"...

17082014-IMG_7610
como el reencuentro con los primos... y lo enormes que están todos!

12082014-IMG_7503
o la nueva sonrisa de Miguel tras la visita del Ratoncito Pérez...


15092014-IMG_7668
o los progresos de Mateo, hecho ya todo un chico de 5º de Primaria...


También echo de menos trabajar. En verano es otra cosa. Maravillosas vacaciones. Pero llega la rutina, el cole, las actividades, los deberes... y sigo esperando alguna sustitución. Estar en casa no es para mi. Aún teniendo mil cosas que hacer. Necesito trabajar porque me encanta mi trabajo. Y porque rindo más cuanto menos tiempo tengo. Rara que es una. 

Y podría seguir. Pero es todo culpa de la lluvia, no me hagáis caso. Mañana sale el sol y se me pasa. 

Así que menos quejas y más manos a la obra. No puedo volver atrás y hacer las fotos que me perdí... pero puedo coger la cámara ahora y volver a documentar nuestro día a día. Con su rutina, aunque ahora nos agobie a veces. Pero sé por experiencia cuanto me gustará volver aquí dentro de unos años y recordar estos momentos.

09102014-IMG_7727
sus juegos online, esa emoción compartida mientras uno juega, otro da instrucciones y el otro anima


09102014-IMG_7737
esas caras tan suyas...


Hola de nuevo, mi réflex querida. Te echaba de menos. :-)